La propiedad industrial, una asignatura pendiente con muchas ventajas.

La cultura de la propiedad industrial no está muy extendida entre las pequeñas empresas. No existe una conciencia generalizada de la necesidad de registrar las marcas, patentes y diseños industriales, y aunque son muchas las pymes españolas que innovan, menos de las que deberían registran sus desarrollos, protegiéndolos y garantizando de ese modo sus derechos sobre ellos.

El desconocimiento, considerar que es un proceso largo o que “eso de la propiedad industrial es cosa de grandes”, hace que las pequeñas empresas desaprovechen las ventajas que pueden obtener al gestionar adecuadamente sus innovaciones, a pesar de que esto puede ser una herramienta clave para garantizar su viabilidad y su éxito. Se trata de proteger uno de los mayores activos de la empresa: su capacidad de ofrecer al mercado un producto original y diferenciador.

Desde la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM), Coro Gutiérrez, jefe de servicio de Apoyo a la Empresa, corrobora que la desinformación, el desconocimiento y conceptos erróneos como que “si poseo un dominio de Internet ya tengo protegida mi marca de empresa” son algunas de las razones por las que la pyme no utiliza las herramientas del sistema de registro, a lo que se añade que en nuestro país no hay cultura de propiedad industrial. Este organismo trata de paliar esta situación con diversas acciones e iniciativas, como la colaboración con la Escuela de Organización Industrial (EOI), en su “Iniciativa emprendedora en la universidad”, o la propuesta de introducir en asignaturas optativas de Secundaria y Bachillerato contenidos sobre el tema, para que desde adolescentes sepamos qué es y para qué sirve.”

Tanto estas decisiones, como otra serie de instrumentos puestos al servicio de la pyme, se engloban en la Estrategia 2012-2014, una iniciativa del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, en el marco del Horizonte 2020, que pretende consolidar la propiedad industrial como herramienta y factor clave en la toma de decisiones cotidianas de las empresas y de los emprendedores.

Por otro lado, con el fin de divulgar y facilitar las gestiones de la pyme en materia de propiedad industrial, la OEPM y la Dirección de Industria y de la Pyme (DGIPYME) pusieron en marcha el Centro Virtual de Apoyo a la PYME en materia de Propiedad Industrial (CEVIPYME), que recoge todas las respuestas a los interrogantes que se pueden plantear ante los procesos de registro de patentes y marcas, así como toda la documentación y los impresos necesarios para formalizarlos.

También se ofrece el Servicio de Apoyo a la PYME, que asesora personalmente a empresas y emprendedores en temas de propiedad industrial y ofrece información sobre las ayudas y subvenciones que conceden las distintas administraciones públicas en esta materia y la presentación telemática de sus diferentes modalidades. Según datos de la OEPM, este servicio recibió el pasado mes de octubre 551 consultas, de las que un 80% fueron sobre marcas y nombres comerciales, un 10% sobre patentes, un 6% sobre diseños y un 4% sobre modelos de utilidad.

Servicio Apoyo Pyme

Modalidades de registros

La emprendedora Sira Pérez de la Coba, ingeniero de Telecomunicación y experta en el desarrollo de proyectos de reconocimiento de objetos, no dudó en patentar la tecnología que sustenta a Shot & Shop, que se basa en algoritmos propios patentados de reconocimiento de imágenes y visión artificial. “Shot & Shop es una tecnología, que hemos comercializado en forma de App móvil pero que es extensible a cualquier plataforma que cuente con contenido visual”, explica su creadora.

Al registrar su patente ha adquirido el derecho de exclusividad sobre ella, lo que significa que sólo ella podrá fabricarla o comercializarla, e impide que otros puedan hacerlo sin su consentimiento, en cuyo caso podría emprender acciones legales. En definitiva, patentar su idea le ha dado una ventaja competitiva y además le protege frente a la competencia, impidiendo que posibles imitadores la usen comercialmente. Asimismo, esa patente constituye ya un patrimonio tecnológico para su empresa que le puede reportar beneficios posteriores, ya que puede conceder licencias de uso a un tercero. Puede también presentarla como aval a la hora de pedir un crédito, y en el hipotético caso de que llegara a vender su empresa, la transmisión de sus invenciones le proporcionaría auténticos beneficios.

Otra herramienta del sistema de propiedad industrial es el registro de marcas y nombres comerciales, la más conocida y utilizada por la pyme. Garantiza que los consumidores distingan sus productos o servicios, permite proyectar la imagen y la reputación de la empresa, e incluso es una gran baza e instrumento de comercialización en sí mismo, ya que puede proporcionar ingresos a través, por ejemplo, de la creación de franquicias. También, como en el caso de las patentes, facilita la obtención de financiación.

Por último, también se pueden registrar un diseño industrial. El diseño industrial añade valor al producto, lo hace más atractivo y llamativo a los clientes e incluso puede convertirse en el principal motivo de compra. La protección de diseños valiosos suele ser una parte fundamental de la estrategia comercial de cualquier diseñador o fabricante (el caso de Apple es un ejemplo claro). Al registrar el diseño industrial el titular obtiene los derechos exclusivos para impedir su reproducción o imitación no autorizada por parte de terceros, y el hecho de hacerlo puede aportarle también ganancias adicionales.

Ventajas de la propiedad industrial

De patentar

  • Disminuye la posibilidad de que la competencia copie o imite los productos
  • Aumenta las opciones para comercializar productos nuevos o mejorados
  • Permite responder con efectividad a las violaciones de derechos
  • Es uno de los mayores activos a la hora de vender la empresa

De registrar una marca

  • Garantiza que los consumidores distingan los producto
  • Permite a las empresas diferenciarse frente a la competencia
  • Es un instrumento de comercialización y permite proyectar la imagen y la reputación
  • Puede ser objeto de concesión de licencias
  • Representa un factor determinante en los acuerdos de franquicia
  • Puede ser un importante activo comercial
  • Incita a las empresas a invertir en el mantenimiento o la mejora de la calidad del producto
  • Puede ser útil para obtener financiación

De proteger un diseño industrial

  • Impide que otros lo copien
  • Es política de la empresa
  • Permite adelantarse a la competencia
  • Es cuestión de prestigio

(Fuentes: OEPM y Cevipyme)

ENTREVISTA a David Olmos, presidente de la Federación Nacional de Empresas de Software Libre (ASOLIF)

“El software libre y las tecnologías abiertas son útiles para la mayoría de los procesos de negocio de una organización”

Cuando un usuario adquiere un programa informático pueden ocurrir dos cosas: que la empresa que lo ha desarrollado se reserve determinados derechos sobre él, restringiendo al usuario los posibles usos que pueda hacer de este software (como modificarlo o cederlo a otras personas), o que el desarrollador dé pleno derecho al usuario sobre el programa, permitiendo que sea copiado, modificado y redistribuido. Es lo que se conoce como software libre, y normalmente suele ser gratuito o tener un coste notablemente menor que el software propietario, lo que lo convierte en una opción de gran interés para las pequeñas y medianas empresas. Los modelos abiertos permiten innovar, desarrollar arquetipos de negocio exitosos y generar riqueza, según explica en esta entrevista David Olmos, presidente de ASOLIF, federación que agrupa más de 200 empresas dedicadas íntegramente a dar soporte y servicios en el campo de las tecnologías abiertas.

david-olmos-librecon¿Qué volumen de negocio genera el software libre en nuestro país?

Son cifras difíciles de cuantificar, ya que se encuentra en más ámbitos de los que podemos imaginar. Sectores como la industria automovilística o la banca emplean software libre tanto en sus procesos de desarrollo como en los productos y servicios que ofrecen. Según datos de CENATIC correspondientes a 2010, la cifra de negocio estimada derivada de la venta de productos de software de fuentes abiertas alcanzó ese año los 776 millones de euros, un 3,36% del total del sector de Servicios Informáticos. En estos momentos, desde ASOLIF estimamos que los ingresos provenientes directa o indirectamente de las tecnologías abiertas suponen más de un 30% de la facturación del sector TIC.

¿Ha favorecido la creación de empresas locales?

Sin duda. Es una tendencia generalizada y nos consta que más del 90% de las nuevas empresas (start-ups) tecnológicas que se crean utilizan tecnologías abiertas, tanto como base para sus productos como en su forma de trabajo habitual, lo que les permite ser muy competitivas desde el principio. Incluso para empresas no tecnológicas, las tecnologías libres resultan interesantes y son utilizadas como herramientas para generación de valor, por ejemplo en sectores como el comercio electrónico.

En la actualidad, ¿qué número de empresas en España se dedica a dar soporte y servicios en este campo?

Nuestra federación agrupa a más de 200 empresas, pero existen muchas más que incorporan en su portfolio las tecnologías abiertas, incluso más allá del software, como hardware, contenidos, datos, etc. ASOLIF apuesta por un modelo sostenible y de futuro para el sector que pasa por una evolución a nivel operativa y organizativa de las asociaciones regionales actuales hacia asociaciones verticales por grupos de interés, con el fin de mejorar nuestra cobertura y poder atraer a todos los agentes implicados en la cadena de valor tecnológico, para sumar fuerzas, ideas e intereses y aumentar la competitividad de nuestras empresas. Muestra de ello es la conferencia LibreCon celebrada el pasado mes de noviembre en Bilbao, con 1.500 asistentes y presencia de empresas de todos los tamaños, administraciones públicas y expertos en tecnología.

¿La pyme española está apostando por su utilización?

Claramente, sí. Es fácil encontrar pymes usando Android en sus móviles, Firefox como navegador y un servidor web Apache para su web corporativa. El software libre y las tecnologías abiertas son útiles para la mayoría de los procesos de negocio de una organización.

¿Qué porcentaje de pymes están usando tecnologías abiertas?

Podríamos decir que entre el 80% y el 90% de las pymes usan software libre de forma indirecta. Otra cuestión es cuántas lo hacen de forma consciente, o que entre una opción libre y una opción propietaria  escogen la libre. Por otro lado, es importante que las empresas identifiquen cuáles son sus procesos críticos y sepan que pueden contratar soporte de las empresas de este sector identificadas en la web de ASOLIF. Estos servicios les garantizarán una mayor satisfacción con el uso y explotación directa o indirecta de la tecnología.

¿Qué razones frenan su uso?

El desconocimiento ha sido tradicionalmente el principal freno a la adopción de tecnologías libres. Confundir el concepto de “libre” con el de “gratis” lleva a que hoy en día cada vez más soluciones se ofrecen con el sello de “gratis” cuando en realidad no son “libres”. Por tanto, el conocimiento y la confianza han de ser el primer paso, por lo que es recomendable asesorarse adecuadamente para seleccionar el producto adecuado para cada necesidad. Una vez identificada esta necesidad, cualquier empresa de ASOLIF podrá ayudar a la pyme a implementar estas tecnologías y obtener mejoras competitivas.

¿Qué ventajas aporta a una pyme apostar por las tecnologías abiertas?

El aumento de la competitividad, tanto a corto plazo como a largo plazo, basado en la independencia tecnológica, la estandarización, la innovación, la seguridad y la confianza. La estandarización y la mejora continua garantizan una mejor integración con las soluciones que podemos encontrar en un mercado internacional tan cambiante. Trabajar con modelos abiertos suele llevar a implementar estándares y hacerlo de manera abierta permite que el producto sea muy confiable.

La microempresa acorta distancias en la adopción de equipamiento TIC

El pasado martes, 7 de julio, se presentó el  ‘INFORME EPYME 2014. ANÁLISIS SECTORIAL DE IMPLANTACIÓN DE LAS TIC EN LA PYME ESPAÑOLA’, elaborado por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, a través del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI) de Red.es y Fundetec.

En el acto participó Víctor Calvo-Sotelo, secretario de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información y presidente de Fundetec, así como representantes de las organizaciones sectoriales más representativas de las diez agrupaciones sectoriales recogidas en el informe, que representan el 74% del tejido empresarial español. La VII edición de este estudio ofrece, un año más, una ilustrativa fotografía de la disponibilidad y uso de herramientas tecnológicas por parte de microempresas, pymes y grandes empresas, a partir de datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Análisis cuantitativo
Según este documento, en 2014 la media de penetración del ordenador en la microempresa española era del 72,3%, con un crecimiento de 0,6 puntos porcentuales (p.p.) respecto al año anterior, aunque hay sectores como el de informática, telecomunicaciones y servicios audiovisuales; actividades profesionales, científicas y técnicas; hoteles, campings y agencias de viajes; y comercio mayorista que se sitúan por encima del 90%, a muy escasa distancia de las pymes y grandes empresas. Son los sectores de construcción, comercio minorista y transporte y almacenamiento los que presentan los porcentajes más bajos, aunque éste último ha experimentado un aumento interanual cercano a los 13 (p.p.).

El teléfono móvil supera incluso al ordenador en penetración media en la microempresa, alcanzando al 76,5% de este segmento empresarial, con un crecimiento de 1,9 p.p. respecto a 2013. Nuevamente, los sectores de informática, telecomunicaciones y servicios audiovisuales (con aumento superior a 10 p.p.); actividades profesionales, científicas y técnicas; y comercio mayorista son los que encabezan el ranking, con porcentajes cercanos a los registrados en pymes y grandes empresas. La brecha mayor entre ambos segmentos empresariales se registra en los sectores de actividades inmobiliarias, administrativas y servicios auxiliares (de 41,7 p.p.) y comercio minorista (de 29,6 p.p.).

El acceso a Internet es una pieza clave en el desarrollo de los procesos productivos de las empresas españolas, y su penetración entre las microempresas alcanzó el 67,7% en 2014, con una subida de 2 p.p. respecto al año anterior. En este caso, a los dos sectores que repiten cabeza de lista (informática, telecomunicaciones y servicios audiovisuales; y actividades profesionales, científicas y técnicas) se suma el de hoteles, campings y agencias de viaje, todos ellos con porcentajes muy elevados y muy próximos a los de pymes y grandes empresas. En este indicador, el mayor crecimiento ha sido experimentado de nuevo por el sector transporte y almacenamiento (13,3 p.p., aunque sigue siendo el que presenta menor penetración de todos los analizados) y el de industria (3,9 p.p.).

La banda ancha continúa siendo el tipo de conexión más implantada en ambos segmentos profesionales. El 92,8% de las microempresas y el 98,1% de las pymes y grandes empresas con acceso a Internet contaban en 2014 con conexiones de banda ancha fija, aunque estos porcentajes están disminuyendo en beneficio de la banda ancha móvil, que mantiene la tendencia de crecimiento observada ya en 2013 y es el indicador que más ha crecido en el último año. Particularmente en la microempresa, donde se ha registrado un aumento cercano a los 24 p.p. en dos años (10 p.p. desde 2013), situándose su penetración en el 66,4%, mientras la media de penetración en pyme y gran empresa se establece en el 78,3%.

La página web es el indicador en el que observa una brecha mayor entre ambos segmentos empresariales: mientras el 75,8% de las pymes y grandes empresas disponen de esta herramienta tecnológica, sólo el 28,7% de las microempresas tienen página web de su negocio, descendiendo incluso 0,7 p.p. respecto al año anterior. Por sectores, el que presenta menor brecha es el de hoteles, campings y agencias de viaje, donde el porcentaje de penetración en microempresas asciende al 76,2% y el de pymes y grandes empresas al 93,7%.

Otros dos indicadores que muestran un comportamiento alcista son el uso de software de código abierto, que ha crecido 11,5 p.p. entre las microempresas hasta situarse en el 57,6%, y 15,1 p.p. entre las pymes y grandes empresas, alcanzando el 85,6% en 2014; y en menor medida el uso de laAdministración electrónica, que alcanza al 66,2% de las microempresas con acceso a Internet (4,9 p.p. más que en 2013) y al 91,1% de las pymes y grandes empresas con conexión (1 p.p. más).

No se puede establecer una comparativa interanual respecto al uso de las redes sociales, al haber modificado el INE la metodología utilizada en sus encuestas en relación al año anterior, pero del informe se desprende que en 2014 el 31,8% de las microempresas y el 36,9% de las pymes y grandes empresas utilizaron algún tipo de medios sociales (redes sociales, blogs, webs para compartir contenido multimedia, herramientas basada en Wiki, etc.). Con gran diferencia, los dos sectores que más las utilizan son hoteles, campings y agencias de viaje (63,8% de microempresas y 73,3% de pymes y grandes empresas) e informática, telecomunicaciones y servicios audiovisuales (62,7% de microempresas y 76,4%% de pymes y grandes empresas).

Mención especial merecen las herramientas cloud computing, que aún presentan un escaso grado de penetración, a pesar de considerarse clave para la digitalización de las empresas. Sólo el 15% de las pymes y grandes empresas y el 8,1% de las microempresas adquirieron en 2014 algún servicio de cloud computing (si bien es cierto que el informe no contempla aquellas herramientas de uso gratuito). Los motivos principales que esgrimen las empresas de todos los sectores para no apostar por estas tecnologías son que no las consideran necesarias para su negocio y la Palta de conocimiento respecto a su funcionamiento. Otros aspectos que les frenan son la incertidumbre sobre la localización de los datos o la legislación aplicable, así como el riesgo de posibles brechas de seguridad en la empresa.

Análisis cualitativo
El gran factor diferenciador del Informe ePyme es su enfoque sectorial, que permite tener un conocimiento preciso de la situación tecnológica en que se encuentran las microempresas y pymes de los sectores analizados. El estudio aporta datos sobre qué tecnologías se utilizan, qué uso se les dan, qué se valora de ellas y qué motivos argumentan aquellos que no las han incorporado. De este modo, se ofrece un análisis cualitativo que permite conocer cuáles son los procesos de negocio críticos de cada sector, las herramientas y soluciones tecnológicas que resultan clave para cada uno de ellos, la valoración del impacto de las TIC que realizan los empresarios, el análisis de debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades (DAFO) que presenta cada sector de cara a la tecnología y sus propias recomendaciones a los proveedores TIC y a las administraciones públicas.

Las entidades sectoriales que han colaborado en la elaboración del informe y que han proporcionado esta valiosa información, a través de la realización de focus groups con empresas representativas de cada sector en ambos segmentos empresariales, son: Centro Español de Logística (CEL), Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), Instituto Tecnológico Hotelero (ITH), Confederación Española de Comercio (CEC), Organización de los Artesanos de España (Oficio y Arte), Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB), Asociación Multisectorial de Empresas de la Electrónica, las Tecnologías de la Información y Comunicación, de las Telecomunicaciones y de los Contenidos Digitales (AMETIC), Asociación Empresarial de la Gestión Inmobiliaria (AEGI), Fundación Laboral de la Construcción, Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (FACONAUTO) y RASI, Economistas Auditores de Sistemas de la Información.

Conclusiones y recomendaciones
Como ya se ha apuntado, existe una tendencia general a la reducción de la brecha digital que separa a las microempresas de las pymes y grandes empresas, gracias al esfuerzo que muchas de ellas están realizando para incorporar las TIC a sus procesos de negocio. En este sentido, las medidas recogidas en el ‘Plan de TIC en pyme y comercio electrónico’ incluido en la Agenda Digital para España están actuando como impulsoras de la adopción de las nuevas tecnologías, fundamentalmente entre las microempresas.

Sin embargo, en lo que respecta a la penetración de la página web, el objetivo de llegar al 55% de las microempresas en 2015 está lejos de alcanzarse. Del informe se desprende que las empresas encuentran dos barreras principales: el coste en el que deben incurrir para lograr posicionarla en los buscadores y el tiempo necesario para mantenerla actualizada, lo que en sectores como el comercio minorista exige una revisión continua de productos y precios. Ambos factores están detrás del descenso en el uso de la página web y de que ésta no sea vista como una herramienta tecnológica útil. Algo similar ocurre con las redes sociales, al exigir un tiempo y una dedicación que no todas las empresas pueden permitirse.

En cuanto al cloud computing, que permitiría a las microempresas utilizar muchas tecnologías a precios muy razonables, las empresas muestran aún un importante rechazo y desconfianza, que tienen su origen en el desconocimiento y la falta de formación en TIC de los responsables empresariales. Estos reconocen no tener los conocimientos suficientes para estar al día de los avances tecnológicos, y también que esta formación no es una prioridad para ellos, al no ser específica para sus procesos de negocio, por lo que tampoco se la ofrecen a sus empleados.

El Informe ePyme 2014 deja patente el interés del tejido empresarial español por incorporar las nuevas tecnologías, pero esta adaptación supone un esfuerzo importante en tiempo y dinero, por lo que es fundamental continuar con las labores de sensibilización, particularmente entre las microempresas, y también ofrecerles la formación y la información necesarias, así como las ayudas y los incentivos para que sean capaces de sacar el máximo provecho de las TIC.

En definitiva, las medidas recogidas en la Agenda Digital para España para favorecer la transformación digital de nuestra economía van dando sus frutos, aunque de forma más lenta de la esperada. Por ello, es necesaria la implicación, el esfuerzo y la coordinación entre todos los agentes (empresas, asociaciones sectoriales, proveedores tecnológicos y administraciones públicas) para apoyar a las empresas en su proceso de incorporación de las TIC como único camino para alcanzar mayores niveles de competitividad y su contribución a la creación de riqueza y de nuevos puestos de trabajo.

Cómo vender en el escaparate mundial de Internet

Muchas pymes ya se han convencido: la venta online no es sólo cosa de grandes empresas, sino que precisamente para las más pequeñas representa la gran oportunidad de mostrar sus productos en un escaparate mundial a una clientela potencial de 3.000 millones de internautas, el 40% de la población mundial, según datos de la Unión Internacional de las Telecomunicaciones (UIT). Aunque nos quedemos en el mercado nacional, un informe del ONTSI sostiene que son más de 29,5 millones de personas las que accedieron alguna vez a Internet el pasado año, y cada vez son más las que realizan compras online. De hecho, el comercio electrónico movió en el primer semestre de 2014 la cifra récord de 7.472,2 millones de euros, lo que supone un crecimiento interanual del 24,4%, según la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC).

foto ecommerceMientras las ventas por Internet crecen, muchos pequeños comercios tradicionales cierran cada día, y es difícil pasear por algunas calles de nuestras ciudades sin ver locales vacíos. Sin embargo, ambas opciones son complementarias y poner su negocio en la Red puede ser, para estos pequeños comercios, un salvavidas o una bombona de oxígeno que le permita seguir siendo competitivo. Una vez decididos a dar este paso, ¿qué aspectos deberemos tener en cuenta?

Tener una tienda online eficaz no es crear una web y echarse a dormir. Del mismo modo que nuestro local físico tratamos de hacerlo estéticamente atractivo, renovamos periódicamente nuestro escaparate, lo mantenemos limpio y cuidado y lo protegemos frente a personas con malas intenciones, con nuestro negocio digital tenemos que hacer lo mismo. Además, es importante mantener una buena estrategia de posicionamiento en buscadores para que encuentren nuestra web y, también, tener presencia activa en las redes sociales, ya que muchos compradores buscan información de las empresas a través de ellas.

Seguridad, protección de datos y logística

Saber que la página es un sitio seguro es clave para que el cliente se decida a comprar en ella, por lo que resulta esencial contar con certificados online que garanticen que tanto la web en sí misma como el proceso de compra son seguros. Existen reconocidas plataformas de pago seguro, así como sellos de confianza  online que  demuestran su compromiso ético con las buenas prácticas en Internet y el comercio electrónico, que invitan al usuario a fiarse de ese establecimiento.

confianza onlinePor otro lado, las tiendas virtuales manejan datos muy sensibles y delicados de los usuarios, por lo que debemos disponer de las herramientas adecuadas para gestionarlos sin ponerlos en peligro, cumpliendo con la Ley Orgánica de Protección de Datos y velando así por la seguridad del cliente.

Asimismo, en el comercio electrónico es muy importante garantizar un buen servicio logístico, para lo que debemos contar con un sistema de distribución adecuado que asegure el compromiso adquirido con los plazos de entrega. El momento de la entrega del producto al comprador es crítico, ya que será el último recuerdo que le quede de su compra. Si cumplimos, volverá a confiar en nosotros, y dado que la competencia en Internet es mucha, ofrecer este servicio de manera gratuita a partir de determinado importe, por ejemplo, atraerá a más internautas. 

Una opción interesante para las pymes que deseen entrar en el mercado virtual es Comandia, la plataforma de comercio electrónico creada por Correos hace unos meses. Permite a microempresas y autónomos diseñar y gestionar de forma rápida, segura y fácil su propia tienda online y comercializar sus productos en Internet con la posibilidad de disponer de la logística integrada de los envíos a cargo de Correos (entrega de paquetes y cobro), una de sus principales ventajas. Además, se ocupa del posicionamiento y visibilidad de los negocios, y ofrece la posibilidad de integrar la tienda en Amazon y eBay. El número de clientes determinará, probablemente, su conversión, en un futuro, en un e-marketplace.

Otra alternativa: el e-marketplace

Montar su propia tienda online no es la única opción que las pymes tienen a su alcance en Internet. También pueden vender sus productos a través de e-marketplaces, o mercados electrónicos. Son plataformas de comercio electrónico, algunas multisectoriales y otras específicas de un sector determinado, que facilitan a las empresas la posibilidad de realizar transacciones comerciales y de dar el salto a mercados extranjeros.

El Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX) ha puesto en marcha eMarketServices, un proyecto sin ánimo de lucro que pretende ayudar a las empresas españolas a utilizar estas plataformas para favorecer su internacionalización. La iniciativa cuenta con dos páginas web, una en inglés y otra en español, donde se ofrece un manual de uso de estas plataformas, check-lists para la autoevaluación de las empresas y un directorio con 747 e-marketplaces recomendados, escogidos entre más de 2.050 analizados de todo el mundo, desde donde se puede realizar la búsqueda de las plataformas más adecuadas para cada empresa.

La opción de los mercados virtuales es complementaria a la tienda online, ya que pueden servir para atraer tráfico a nuestra propia página, donde pueden formalizarse después las operaciones que se hayan iniciado en la plataforma. Esto es lo que hizo, por ejemplo, el negocio familiar MiNaranja, que ha crecido un 30% tras su entrada en Rakuten, el mercado online de tiendas japonés. Amazon es también una buena plataforma para la pequeña empresa, según los expertos, porque la forma de competir con las grandes superficies es, a veces, ir de la mano de una gran superficie online (aunque esto, indudablemente, tiene un coste añadido que deja menos margen al vendedor).

Cómo convertir una app en el mejor aliado para tu negocio.

España está a la vanguardia de Europa en lo relativo a las tecnologías móviles. Según el último informe sobre la Sociedad de la Información de la Fundación Telefónica, somos líderes en penetración de smartphones (el 81% de los teléfonos móviles son inteligentes), más de 21,4 millones de españoles accede a Internet en movilidad, y existen 23 millones de usuarios activos de aplicaciones que realizan 3,8 millones de descargas diarias.

App movilesAnte estos datos es fácil concluir que las tecnologías móviles son un mercado en crecimiento que las pymes no pueden dejar escapar. Una app puede convertirse en una valiosa herramienta para acceder a ese mercado potencial de usuarios y dar un importante salto cualitativo a su negocio. Y por supuesto, en un nuevo canal para iniciarse en el comercio electrónico. Pero, ¿qué aspectos debemos tener en cuenta antes de desarrollar una app para nuestro negocio?

Punto de partida- Lo primero que debe plantearse el empresario es cuál va a ser la función de la app, qué pretende conseguir con ella, para qué la necesita. Según consultoras especializadas en markerting online, las pymes deben centrarse en dos objetivos básicos: la captación y la fidelización de los clientes. A partir de ahí y de la respuesta de los usuarios podrán ir añadiendo servicios que mejoren el uso de la app. Los expertos aconsejan, además, que sea fácil de utilizar, por lo que no conviene añadir muchas sofisticaciones. Y eso sí, que su descarga sea gratuita.

Captación de clientes- Para lograr atraer a nuevos clientes hay que tener en cuenta qué tipo de público utiliza más el móvil para realizar compras o para informarse. Estudios de mercado como el de Mobile Marketing de IAB señalan que más del 90% de los jóvenes que más usan las plataformas móviles tienen entre 18 y 35 años, aunque el último año ha crecido significativamente el uso de tablets y smartphones en la franja de 36 a 55 años. En cuanto a la fidelización, se puede conseguir con cupones descuento, sorteos o la aportación de un servicio añadido al cliente. Una práctica muy habitual es añadir códigos QR a los productos, para que a través de la app el cliente pueda obtener más información acerca de ellos.

Hacer marca- Si otro objetivo complementario que persigue la pyme es mejorar su imagen y hacer que su marca sea más conocida y popular deberá utilizar la app para algo más que como un simple escaparate de productos. En este caso, los entendidos aconsejan ampliar las funciones de la app y agregar, por ejemplo, la posibilidad de enviar recomendaciones, poner en marcha un chat online con los seguidores, enviar mensajes recordatorios de las ofertas o crear un foro online sobre temas relacionados con su actividad empresarial.

Atención al cliente- Un servicio de valor añadido que se puede ofrecer mediante una app es el de soporte de atención al cliente. Imaginemos un pequeño comercio que se dedica a vender material para realizar maquetas. Su app podría ofrecer una guía de indicaciones sobre los pasos correctos para su realización, algo que, sin duda, tendrá en cuenta el potencial cliente a la hora de decidirse por esta empresa frente a su competencia.

Cómo empezar- Una vez hayamos definido nuestros objetivos los más aconsejable es dirigirnos a alguna de las muchas empresas especializadas en desarrollo de apps. Las hay que ofertan aplicaciones genéricas pero que también son capaces de desarrollar apps a la carta según las características de cada negocio.

¿Y ahora qué?- Una vez tenemos lista nuestra app, el siguiente paso es que mis clientes se enteren, es decir, difundir su existencia. Una forma muy común de hacerlo, que a la vez es sencilla y da muy buenos resultados, es poniendo el enlace a la app en los tickets de compra y también en el catálogo y folletos del negocio. Otro paso recomendable es incluirla en las tiendas de aplicaciones, como Google Play o App Store.

Cómo medir su eficacia- Herramientas como Google Analytics Mobile permiten obtener información sobre cuántos usuarios han comprado una vez, cuánto consume un cliente a lo largo de un año o la cantidad de nuevos seguidores que se han captado; unos datos muy útiles con los que el empresario puede calcular el retorno de la inversión y, lo que también es muy importante, conocer el perfil de su cliente y qué productos de su catálogo tienen más éxito.

Cómo asegurar la privacidad de mis datos en la nube

Los expertos y analistas coinciden en que el futuro de las pymes pasa por el cloud computing, pues la contratación de servicios en la nube les permite ahorrar costes, es flexible (pueden contratar justo aquello que necesitan y que van a utilizar), facilita el trabajo compartido y el acceso a la información. Sin embargo, según se recoge en el informe ePyme’13, las soluciones cloud aún tienen una escasa penetración media en nuestro país, alcanzando tan sólo al 12% de las microempresas y casi al 20% de la pyme y gran empresa. A la pyme española le preocupan los aspectos relacionados con la seguridad (la confidencialidad, la privacidad y la integridad de los datos), lo que para la Agencia para la Seguridad de la Información en la Red de la Unión Europea (ENISA), www.enisa.europa.eu, constituye la principal barrera a la que aún se enfrenta la contratación de servicios en la nube.

Cómo evitar sustos. La confidencialidad, la privacidad y la integridad de los datos son aspectos que deben reflejarse de manera clara mediante el contrato de servicios que se firma con el proveedor. En el contrato debe figurar que los datos que se le proporcionan sólo se utilizarán para la prestación del servicio solicitado, y también las herramientas de seguridad con las que cuenta para protegerlos de intrusos o de un uso malintencionado.

Cloud computingQué datos subo. El cliente es quien decide, una vez analizada la información de su empresa y evaluada la tipología de sus datos, para qué datos personales contratará servicios de cloud computing y cuáles prefiere mantener en sus propios sistemas de información. Esta decisión, según la ‘Guía para Clientes de Servicios de Cloud Computing’ publicada por la Agencia Española de Protección de Datos, es importante porque delimitará las finalidades para las que el proveedor de cloud puede tratar los datos. En consecuencia, debe garantizarse expresamente que no los utilizará para otra finalidad que no tenga relación con los servicios contratados. Por otra parte, hay que tener en cuenta que el cliente sigue siendo el responsable del tratamiento de los datos, por lo que la normativa aplicable al cliente y al prestador del servicio es la legislación española sobre protección de datos.

Cómo dar el salto a la nube de forma segura. Una herramienta útil y de referencia al servicio de la pyme española para entender los requerimientos jurídicos y técnicos que deben ser tenidos en cuenta en la contratación e implementación de este tipo de servicios es la guía que encontramos en el portal del INCIBE, que recoge los aspectos clave para asegurar el éxito en la utilización de estos servicios. Su recomendación frente a riesgos como un uso malintencionado, fugas internas de información o la suplantación de identidad es que se apliquen mecanismos de seguridad para proteger los datos alojados en la nube. Además, señala que esta tarea se debe concebir como un trabajo colaborativo entre las dos partes: el proveedor de servicios en la nube y el cliente.

Los pasos previos que recomienda esta guía son:

  • Realizar un análisis de necesidades y oportunidades, para identificar el modelo de nube más apropiado para cada circunstancia.
  • Examinar la oferta de servicios en la nube, estudiando cuidadosamente las distintas opciones existentes en el mercado.
  • Definir la responsabilidad y los términos de uso en la relación entre la organización y el proveedor de servicios en la nube, que debe estar regulada por un contrato.

Nuestro consejo. Lo mejor es recurrir a una empresa de servicios especializada que ayude a la pyme a externalizar sus equipos y aplicaciones en función de lo que necesite. En la actualidad hay empresas especializadas en dar este servicio, que integra en una solución de alojamiento todo tipo de alternativas  (cloud, housing, hosting…). Suelen ser soluciones flexibles con una alta escalabilidad, que permiten de forma inmediata colocar nuevos equipos físicos, crear servidores virtuales o asignarles más recursos. Para asegurar al cliente un ahorro en costes de licencias algunas de ellas ofrecen también soluciones de software open source. Además, en su oferta garantizan una alta disponibilidad de los datos y herramientas de seguridad que aseguran la confidencialidad, privacidad e integridad de los mismos.

ENTREVISTA a Juan Merodio, experto en marketing digital.

Internet ha permitido a muchas pymes internacionalizarse y abrir nuevos mercados, evitando de ese modo un cierre seguro”

juan merodioEl mundo del marketing ha evolucionado enormemente en los últimos años de la mano de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC). La tradicional comunicación unidireccional con los clientes se ha transformado en un entorno de interacción donde estos no sólo reciben mensajes comerciales de las empresas,  sino que opinan públicamente sobre sus productos y servicios. En el nuevo entorno del marketing digital el cliente puede convertirse en un fiel seguidor y fan de una  marca o en su férreo detractor, condicionando negativamente la decisión de compra de otros usuarios. Asimismo, las nuevas tecnologías ofrecen a las empresas las herramientas necesarias para escuchar activamente lo que dicen de su marca, neutralizar posibles informaciones negativas, captar y fidelizar clientes mediante ofertas y promociones y ofrecerles una atención ágil, personalizada y eficaz, entre otras muchas cosas. Hablamos con Juan Merodio, experto en marketing digital, redes sociales y Web 2.0, sobre las ventajas que estas herramientas pueden ofrecer a las pymes.

¿Qué razones daría a una pyme para que se planteara hacer marketing digital?

La razón principal es que deben estar donde están sus posibles clientes y su competencia. Si no están presentes en el mundo digital estarán perdiendo visibilidad y negocio. El consumidor de hoy suele buscar en Google sus necesidades de un producto o un servicio, y si su empresa no aparece entre los resultados será como si no existiera y el cliente acudirá a otra. Mediante el marketing digital podemos posicionar nuestra marca y darnos a conocer, lo que permitirá generar más negocio, tener más clientes y una relación más estrecha con ellos, más proactiva.

¿Qué herramientas le recomendaría para empezar?

Lo principal es disponer de una página web propia o un blog, pues son la trasposición a Internet de su negocio, su carta de presentación. Funciona bien el modelo de integrar en la web un blog con contenidos que susciten interés, que permita a los consumidores hacer comentarios e interactuar con la empresa. A partir de ahí es importante utilizar herramientas de terceros, como estrategias de posicionamiento en buscadores, y también las redes sociales, teniendo claro cuáles de ellas se adaptan mejor a las necesidades y características de su negocio. Por ejemplo, para negocios entre empresas (B2B) funciona muy bien LinkedIn, mientras que en negocios dirigidos al consumidor final (B2C) es más recomendable Facebook. No obstante, hay que permanecer atentos a la evolución y cambio de tendencia de las redes sociales, pues lo que funciona hoy puede no hacerlo mañana. Estos constantes cambios nos exigen continuas adaptaciones.

¿Qué oportunidades de negocio puede ofrecer Internet a una pyme?

En esta época económica tan complicada que hemos atravesado, muchas pequeñas empresas han encontrado en Internet su tabla de salvación, que les ha permitido internacionalizarse y abrir nuevos mercados, evitando de ese modo un cierre seguro. Además, con la crisis el consumidor ha cambiado la manera de comprar, y ahora busca, compara y consulta opiniones de otros consumidores antes de decidirse a comprar. Estar ahí en ese momento es clave para entrar en la toma de decisiones.

¿Cómo deben asumirse las tareas relativas al marketing digital?

Para empezar, muchas empresas deciden hacerlo por sí mismas, asumiendo estas tareas alguno de los profesionales en plantilla, o un becario recién incorporado, pero si de verdad pretendemos disponer de una estrategia de marketing digital bien definida y bien implementada es importante recurrir a una agencia o un profesional especializado. Como en todo, hay que estudiar previamente el plan de negocio, ver cuáles son los costes y cómo sacarles la máxima rentabilidad. Mi opinión es que cada uno debe dedicarse a aquello en lo que tiene experiencia. Yo podría hacer fotos en una boda y quedarían dignas, pero si lo dejara en manos de un fotógrafo profesional seguro que los resultados serían mejores.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.